miércoles, 20 de octubre de 2010

La Mala Rodríguez cambia su canto rabioso

La Mala Rodríguez no renuncia a ser mala ostia, como dicen en su tierra. Para la cantante española, "el mundo es demasiado hipócrita" para llamarse la buena, La Buena Rodríguez.
No niega que ha cambiado -musicalmente- y en vez de gritos de rabia ahora le canta a la reflexión y a la armonía.

"Soy parte de una evolución tremenda. Acepto que aumente mi creatividad como un vino, se vuelve rico al madurar. Me gusta verme más mujer, odio a las mujeres que pretenden hacerse las jovencitas y no aceptan lo rico de crecer. En este sentido hay que educarnos y a los hombres también", dijo la rapera.

En su nuevo disco, "Dirty bailarina", se define como una mujer dispuesta a expresar su arte sin miedo a ensuciarse. En conferencia explicó esta postura. "Me di tiempo para cantar y escribir sobre mí. No ensucio mis letras porque no me permito la autocensura.

El álbum es una proyección sobre mí en un tiempo alternativo, en él me salvo a mí misma, me ayudo a salir del agujero".

En el material, la cantante se hace acompañar de Patito feo, es para ella una oda al perdón, a través de este tema evoca a la paciencia y libertad.

Rodríguez recordó que dedicarse al ambiente urbano le ha acarreado conflictos.
"Le soy fiel a mis principios, de chiquita me juntaba con los niños, desde entonces me trataban con la punta del pie, ya que pensaban que era una gran machorra".
"Con el tiempo he descubierto mi feminidad, a las raperas nos catalogan como zorras, no hay términos medios. Las mujeres han hecho cosas interesantes, pero alejadas de lo urbano", comentó.

Reggaetón... no mucho por favor "Es una lástima ver a las niñas chiquitas preocupadas por ser sexys y si no lo logran no son aceptadas. El ritmo me gusta, pero la lírica es pobre, está bien un ratito porque puede ser peligroso. Hacen falta cosas más fructíferas alejadas de cumplir con un rol sexual".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada